La esclavitud

Según la Convención Sobre la Esclavitud de la Sociedad de Naciones, es el estado o condición de un individuo sobre el cual se ejercitan los atributos del derecho de propiedad o algunos de ellos. (SOCIEDAD DE NACIONES, 1926).

De igual forma entiende por Trata de esclavos todo acto de captura, adquisición o cesión de un individuo para venderle o cambiarle; todo acto de cesión por venta o cambio de un esclavo, adquirido para venderle o cambiarle, y en general todo acto de comercio o de transporte de esclavos (SOCIEDAD DE NACIONES, 1926). Posteriormente la Convención suplementaria sobre la abolición de la esclavitud, la trata de esclavos y las instituciones y prácticas análogas a la esclavitud, comprende la Trata de Esclavos como el acto de transportar o de intentar transportar esclavos de un país a otro por cualquier medio de transporte, (ECOSOC – CONSEJO ECONOMICO Y SOCIAL, 1956)

En la “ley modelo de la UNODC sobre la trata de personas” figura la siguiente definición de la esclavitud: Por “esclavitud” se entiende el estado o condición de las personas sobre las que se ejercen todos o parte de los poderes atribuidos al derecho de propiedad; o Por “esclavitud” se entiende el estado o condición de una persona sobre la que se ejerce control en la medida en que la persona es tratada como propiedad.

Las prácticas análogas a la esclavitud,

“Por prácticas análogas a la esclavitud se entiende la explotación económica de otra persona sobre la base de una relación real de dependencia o coerción, conjuntamente con la privación grave y de largo alcance de los derechos civiles fundamentales de esa persona, y esas prácticas abarcan la servidumbre por deudas, la servidumbre de la gleba, el matrimonio forzado o servil y la explotación de niños y adolescentes.” Grupo de expertos Ley Modelo UNODC

La servidumbre,

De la CONVENCIÓN SUPLEMENTARIA SOBRE LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD, LA TRATA DE ESCLAVOS Y LAS INSTITUCIONES Y PRÁCTICAS ANÁLOGAS A LA ESCLAVITUD

a)     La servidumbre por deudas, o sea, el estado o la condición que resulta del hecho de que un deudor se haya comprometido a prestar sus servicios personales, o los de alguien sobre quien ejerce autoridad, como garantía de una deuda, si los servicios prestados, equitativamente valorados, no se aplican al pago de la deuda, o si no se limita su duración ni se define la naturaleza de dichos servicios;

b)     La servidumbre de la gleba. Por “servidumbre de la gleba” se entiende la condición de la persona que está obligada por la ley, por la costumbre o por un acuerdo a vivir y a trabajar sobre una tierra que pertenece a otra persona y a prestar a ésta, mediante remuneración o gratuitamente, determinados servicios, sin libertad para cambiar su condición12

c)     La servidumbre doméstica. Por “servidumbre” se entienden las condiciones de trabajo o la obligación de trabajar o prestar servicios de que la persona en cuestión no puede escapar y que no puede modificar1

En relación con los elementos que pueden definir una situación de servidumbre de la gleba En el informe sobre la Abolición de la Esclavitud y sus Formas contemporáneas, de la Oficina del Alto Comisando de la Naciones Unidas para los derechos humanos OHCHR, elaborado David Weissbrodt y la Liga contra la Esclavitud* Nueva York y Ginebra 2002 y dirigido por Michael Dottridge, señalan que:

“la Comisión Temporal sobre la Esclavitud consideró   que la servidumbre de la gleba era equivalente a la «esclavitud de predio», es decir, la utilización de esclavos en granjas o plantaciones para la producción agrícola”. se refería al «peonaje»40. Esas prácticas, que se habían desarrollado en el contexto de la conquista, la subyugación de los pueblos indígenas y la confiscación de sus tierras, consistían en que un propietario cedía un terreno a un «siervo» o «peón» a cambio de servicios específicos, entre ellos:

1) entregar al propietario una parte de los productos de la cosecha («aparcería»), 2) trabajar para el propietario o

3) realizar otros trabajos, por ejemplo tareas domésticas para la familia del propietario. En cada caso, lo que se considera en sí mismo una forma de esclavitud no es llevar a cabo trabajos a cambio del acceso a la tierra sino la incapacidad de dejar la condición del siervo”.

La explotación de la mendicidad ajena

Puede ser considerada como una práctica análoga a la esclavitud, en el marco del artículo 1, numeral d.

De la CONVENCIÓN SUPLEMENTARIA SOBRE LA ABOLICIÓN DE LA ESCLAVITUD, LA TRATA DE ESCLAVOS Y LAS INSTITUCIONES Y PRÁCTICAS ANÁLOGAS A LA ESCLAVITUD

d) Toda institución o práctica en virtud de la cual un niño o un joven menor de dieciocho años es entregado por sus padres, o uno de ellos, o por su tutor, a otra persona, mediante remuneración o sin ella, con el propósito de que se explote la persona o el trabajo del niño o del joven.

De otro lado la DIRECTIVA DEL PARLAMENTO EUROPEO Y DEL CONSEJO relativa a la prevención y la lucha contra la trata de seres humanos y la protección de las víctimas, define que: la mendicidad forzosa debe entenderse como una forma de trabajo o servicio forzoso según la definición del Convenio nº 29 de la OIT, relativo al trabajo forzoso u obligatorio, de 29 de junio de 1930. Por lo tanto, la explotación de la mendicidad solo entra dentro de la definición de trata de seres humanos cuando concurren todos los elementos del trabajo o servicio forzoso.

El matrimonio servil,

Grupo de trabajo sobre la trata de personas Viena, 27 a 29 de enero de 2010 Tema 3 del programa provisional* Análisis de algunos importantes conceptos del Protocolo. En la “ley modelo de la UNODC sobre la trata de personas” figura la siguiente definición del matrimonio forzado o servil: Por matrimonio forzado o servil se entiende toda institución o práctica en virtud de la cual: i) Una mujer [persona] o menor, sin que la asista el derecho a oponerse, es prometida o dada en matrimonio a cambio de una contrapartida en dinero o en especie entregada a sus padres, a su tutor, a su familia o a cualquier otra persona o grupo de personas; o ii) El marido de una mujer, la familia o el clan del marido tienen el derecho de cederla a un tercero a título oneroso o de otra manera; o iii) La mujer, a la muerte de su marido, puede ser transmitida por herencia a otra persona10. La definición se refiere únicamente a la práctica del matrimonio forzado o servil en relación con las mujeres. Los legisladores tal vez deseen actualizar la definición para que incluya las prácticas por las que tanto las mujeres o muchachas como los varones o muchachos pueden ser objeto de matrimonio forzado o servil. Ello puede abarcar la trata de personas con fines matrimoniales y ciertas formas de la práctica de conseguir una “novia por correo”.

La extracción de órganos,

Grupo de trabajo sobre la trata de personas Viena, 10 a 12 de octubre de 2011 Tema 2 del programa provisional* Trata de personas con fines de extracción de órganos. En el contexto de la trata de personas con fines de extracción de órganos, hay diversos modus operandi a los que se puede recurrir para obtener órganos, en concreto los siguientes6: • Las víctimas pueden convenir en vender alguno de sus órganos y celebran un contrato formal o informal a tal efecto, pero no reciben ninguna remuneración o esta no es completa. El intermediario o el cirujano pueden engañar a una persona acerca de los procedimientos y consecuencias de la extracción del órgano (por ejemplo, pueden decirle a la víctima que se trata de una operación menor, que pueden volver a trabajar de inmediato o que la extracción no producirá ningún efecto adverso, por ejemplo, riñón “inactivo”). • A una persona se le puede ofrecer la “opción” vender un órgano a cambio del pago de una deuda o es amenazada u obligada a hacerlo. • En algunos casos, las víctimas pueden ser anestesiadas y al despertar encontrar que les han extraído alguno de sus órganos. • En el turismo de trasplantes pacientes desesperados y vendedores de órganos igualmente desesperados viajan y se ven sometidos a la inseguridad de las condiciones en las instalaciones médicas y con frecuencia a prácticas médicas que no cumplen los requisitos establecidos para la obtención o donación de órganos. Lo más frecuente es que los intermediarios busquen los donantes entre los pobres dándoles promesas de libertad financiera, promesas que a menudo no se cumplen8. Muchos de esos donantes reciben tras la intervención escaso tratamiento o no reciben ninguno, se les reconoce una fracción del precio prometido y experimentan serias complicaciones de salud9. De acuerdo con un estudio, la mayoría de los donantes que por razones comerciales vendieron un riñón para cancelar una deuda comunicaron que no había habido ninguna mejora económica en su vida, ya que o bien estaban todavía endeudados o no habían podido lograr el objetivo de vender el riñón. De acuerdo con el mismo estudio, el 94% se arrepentían de haber hecho la donación.

 

¿Necesita Asesoría?

Desarrollamos nuestra misión a través de procesos de prevención y atención

Llámenos en Ecuador
1 800 400 500