La Fundación ESPERANZA es una Organización de la sociedad civil que trabaja por los Derechos Humanos y el bienestar de la población en contextos de movilidad y por los Derechos y el bienestar de las niñas, niños y adolescentes.

Inicia su trabajo en Holanda en 1993 con el objetivo de proporcionar atención a las mujeres latinoamericanas, particularmente de Colombia, Brasil y Republica Dominicana, que habían sido identificadas como víctimas de tráfico internacional de mujeres con fines de explotación sexual y se encontraban en situaciones y contextos de prostitución. Desde la perspectiva de un país destino, se hizo evidente la dimensión internacional del fenómeno y se identificó la necesidad de trabajar en colaboración con los países de origen.

En ese momento, la Fundación ESPERANZA se propuso definir los espacios de trabajo propios de Colombia como país de origen, lo cual implicó una concepción diferente de la intervención. Es así como la Organización planteó su intervención desde el ángulo de la prevención, la investigación, la articulación institucional y la atención a las personas que han sido víctimas y sobrevivientes de la Trata de Personas.

Durante el período de 1995 – 2000 la Fundación ESPERANZA se convirtió en pionera en las iniciativas contra el tráfico internacional de mujeres con fines de explotación sexual en Colombia, un tema que hasta el momento no hacía parte de la agenda política y social, evidenciando la necesidad de reconocer este delito como vulneración a los Derechos Humanos.

Entre 1.998 – 2000, en el marco de las discusiones preparatorias del “Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente de Mujeres, Niñas y Niños”, aprobado en el marco de la Convención de las Naciones Unidas Contra el Crimen Organizado Trasnacional, la Fundación ESPERANZA junto con otras organizaciones similares en el mundo, promueven la ampliación del concepto de Tráfico Internacional de Mujeres Con Fines de Explotación Sexual, más reconocido como Trata de Mujeres a Trata de Personas, reconociendo que principalmente afecta a mujeres, niñas, niños y adolescentes, pero que también afecta a hombres y que existen otros fines de explotación no exclusivamente sexual.

Desde el año 2000 al 2004, la Fundación promueve diversas campañas de comunicación como el “Alto al Tráfico de Niños, Niñas y Adolescentes”, “Si piensas Migrar … te debes informar”. Y adelanta investigaciones sobre la vulnerabilidad a la trata de personas en diferentes contextos y situaciones con énfasis en poblaciones en situación de desplazamiento y movilidad humana. Definiendo dos bloques misionales: uno desde el enfoque de derechos en contextos de movilidad humana y otro desde los derechos de la infancia.

Desde el 2004 hasta la fecha la Fundación ESPERANZA redefine su trabajo en la promoción y garantía de los derechos humanos vulnerados en contextos de movilidad humana, especialmente en las víctimas de la trata de personas, del tráfico de migrantes y el desplazamiento forzado.

¿Necesita Asesoría?

Desarrollamos nuestra misión a través de procesos de prevención y atención

Llámenos en Ecuador
1 800 400 500